¿Existen riesgos en recibir una donación de sangre?

¿Existen riesgos en recibir una donación de sangre?

Anualmente, millones de personas en el mundo reciben una donación de sangre o transfusión que les salva la vida y la mayoría de ellas, se realizan sin problemas. Para garantizar que estos procedimientos sean seguros, los bancos de sangre realizan una serie de exámenes a la sangre donada.

Evitar riesgos en una donación de sangre es la meta de todos los centros de salud, porque las transfusiones de sangre son procedimientos que se realizan frecuentemente. Sin embargo, en algunas oportunidades, durante la transfusión pueden presentarse reacciones leves, las que muy rara vez, son graves.

Para disminuir los riesgos de estas reacciones adversas, el personal de los centros de salud toma todas las precauciones posibles. Puesto que la mayoría de las reacciones adversas ocurren en los primeros 15 minutos de la transfusión de sangre.

Usualmente, quien recibe una transfusión de sangre debe ser observado cuidadosamente al comienzo del procedimiento. No obstante, hay que tener en cuenta que la mayoría de las transfusiones de sangre son seguras y exitosas.

Factor Rh

Existe una proteína en los glóbulos rojos de la sangre, cuya presencia indica que nuestro Factor Rhesus o Factor Rh es positivo. Mientras que la ausencia de esta proteína en nuestros glóbulos rojos, indica que el Factor Rh es negativo.

Las personas con Factor Rh positivo (Rh+) representan el 90 % de la población mundial. De hecho, en Estados Unidos, el 85 % de la población tiene un Factor Rh positivo, mientras que en China, las personas con Factor Rh positivo representan el 99 %.

Para evitar los riesgos al recibir una donación de sangre es imprescindible considerar el Factor Rh. Básicamente, porque si eres Rh+, puedes recibir una donación de sangre Rh+ o Rh-, en tanto que, si eres Rh-, solamente puedes recibir una donación de sangre Rh-.

Tipos de sangre

Aunque todas las muestras de sangre tienen los mismos componentes básicos, no todas las personas tienen los mismos tipos de marcadores en la superficie de sus glóbulos rojos.

Estos marcadores o antígenos son proteínas y azúcares que usa el organismo para reconocer cuales glóbulos rojos pertenecen a nuestro sistema corporal.

Pese a que los antígenos son microscópicos, influyen considerablemente en que la sangre sea aceptada o no, luego de recibir una donación de sangre. Debido a esto, la sangre es agrupada en varios tipos, de acuerdo con los marcadores que contiene, generando los tipos de sangre que conocemos: A, B, AB y O.

Compatibilidad sanguínea

La compatibilidad sanguínea viene dada por la forma en que se pueden combinar los diferentes tipos de sangre que existen.

Entonces, por ejemplo, si tienes sangre del tipo AB, puede recibir sangre de los tipos A, B, AB y O. En tanto que si tienes sangre del tipo O, solamente puede recibir sangre del tipo O.

Donación de Sangre

La donación de sangre puede ser hecha de glóbulos rojos, de plaquetas o de plasma, en la que hay que cuidar la compatibilidad del tipo de sangre y del Rh.

La sangre donada se analiza detalladamente para verificar que no contenga infecciones que se podrían contagiar con una transfusión. Algunas de las infecciones que se chequean son:

  • Hepatitis B y C
  • VIH
  • Virus Linfotrópico Humano de linfocitos T, el cual está asociado a una forma rara de leucemia
  • Sífilis
  • Virus del Nilo Occidental, una enfermedad infecciosa que si llega al cerebro puede ser mortal.

Si se establece que una unidad de sangre no es segura, se destruye y se ubica al donante, notificándosele que no podrá donar sangre en el futuro.

Riesgos en recibir una Donación de Sangre o una Transfusión

Realizar una transfusión de sangre sin tomar en cuenta el Factor Rh, puede significar que el receptor de la donación tenga una reacción adversa como consecuencia.

Si recibes una transfusión de sangre que no es compatible con tu tipo de sangre, tu cuerpo produce anticuerpos para destruir las células sanguíneas del donante. En otras palabras, se produce una reacción adversa a la transfusión de sangre, principalmente, porque la sangre recibida debe ser compatible con tu sangre.

Ser compatible implica que tu cuerpo no producirá anticuerpos contra la sangre que reciba. Entonces, se dice que los riesgos en recibir una transfusión, están relacionados con intoxicaciones o reacciones alérgicas.

Principalmente ocasionadas por incompatibilidad del tipo de sangre o del Factor Rh. Las reacciones adversas más comunes, las que ocurren entre 1 y 2 % de las transfusiones, son:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Hipotensión
  • Reacciones alérgicas, como urticaria o prurito.

Debido a esto, las transfusiones deben hacerse bajo supervisión médica, en un lugar donde se disponga de atención médica inmediatamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: