Cómo solucionar problemas de tuberías

Cómo solucionar problemas de tuberías

Muchos de los problemas de tuberías más comunes, pueden solucionarse de forma sencilla y sin necesidad de tener grandes conocimientos. Generalmente son pequeños incidentes causados por distintos factores, lo primero será detectar el problema, para así poder atacarlo mediante trucos y maniobras caseras.

5 problemas de tuberías comunes y cómo solucionarlos

1.     Atascos en el desagüe

Es uno de los problemas más comunes y de fácil solución. Muchas veces las obstrucciones son ocasionadas por cabellos que se van acumulando con el tiempo. Esto pasa sobre todo en las duchas, y más si es usada por personas de larga cabellera, pues cada vez que proceden a lavarlo tienden a caerse. El problema de los cabellos se soluciona fácilmente introduciendo una guaya o alambre por el ducto, al mismo tiempo en que se hacen movimientos para halarlos.

Si esto no funciona, o el problema no se trata de cabello humano, tal vez sea ocasionado por restos de jabón, comida o líquidos espesos de difícil disolución, como aceites. En este caso, hay que hervir agua y verterla en el desagüe obstruido, si esto no funciona hay que recurrir a productos que ayuden a destapar cañerías.

2.     Atascos en las tuberías

Los atascos en las tuberías pueden impedir el paso del agua, generando baja presión, muchas veces son agentes externos, producto del agua que no esté siendo filtrada y con el tiempo acumulan residuos.

Si esto ocurre en duchas, lavamanos o algún otro paso de agua, hay que acudir a herramientas que ayuden a desinstalar el filtro, que generalmente está para que el agua salga bien distribuida. En el mismo, se van acumulando con el tiempo pequeñas piedras y distintos residuos, lo que hay que hacer es limpiarlo y volver a instalarlo. Si al hacer todo ese proceso el problema persiste, habrá que solicitar la ayuda de un experto, pues se trataría de algo más grave.

3.     Olores molestos

Mayormente provienen de fregaderos, esto pasa cuando se acostumbra a lavar los platos con restos de comida y una vez allí acumulados, se descomponen. Su solución es sencilla, basta con limpiar muy bien los platos, ollas y utensilios antes de colocarlos en el fregadero. Pero si ya sucedió y el olor se ha vuelto molesto, se puede calmar el olor con agua hervida o también vertiendo un poco de cloro desinfectante.

Estos problemas de tuberías también pueden ocurrir, cuando no ha corrido agua desde hace tiempo, por ejemplo, luego de un viaje en el cual la casa estuvo sola, entonces bastará con abrir la llave unos segundos. Si el problema persiste, podría tratarse de algo que se escape de sus manos, como tuberías de muchos años o que se encuentren cercanas a un desagüe putrefacto. 

4.     Agua turbia

Este problema de tubería es común luego de un tiempo sin abrir la llave o después de un corte de agua. Basta con dejar correr el agua unos minutos hasta que vuelva a su color habitual. Si eso no es suficiente, podría tratarse de una tubería oxidada o problemas con el agua local, en el primer caso, lo más conveniente será reemplazarlas con un plomero. En el segundo, llamar a la compañía de agua o consultar con los vecinos, con el fin de saber si a ellos les sucede lo mismo.

5.     Baja presión del agua

La baja presión del agua puede ser muy molesta, aunque también fácil de solucionar, la mayoría de las veces. A menudo se da por obstrucciones, en este caso, hay que desarmar las tuberías para darles un vistazo, así como un poco de limpieza. Otro factor es que, en ocasiones, el agua llega con menor presión y seguramente la llave no esté del todo abierta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: