Teorías conspirativas mas difundidas

Teorías conspirativas mas difundidas

Las teorías conspirativas gozan de cierto halo fascinante e inquietante. Después de todo, estas consisten en un conjunto de hipótesis digno de la gran pantalla hollywoodense. Teorías como la invasión reptiliana o la simulación del alunizaje en plena guerra fría son tan solo una muestra de su alcance imaginativo y capacidad para “re-encantar” el mundo que habitamos.

Mientras que algunas teorías se refieren a “los grandes poderes que mueven el mundo”, otras tienen por protagonistas a personajes emblemáticos. Tal es el caso de muchos cantantes famosos como Elvis Presley, Michael Jackson y Paul McCartney, respecto a todos se han construido las más interesantes teorías sobre sus muertes, y en el caso de Paul, suplantación de identidad.

Las teorías conspirativas abundan e incluso refieren a hechos extraplanetarios. Entre las más populares destaca, sin lugar a dudas,  la referida al área 51. Bien sea como intento de comprender el complejo y cambiante mundo contemporáneo o como excusa para escapar mediante la imaginación a una aplastante realidad, lo cierto es que las teorías conspirativas han acompañado a la humanidad durante ya varias décadas.

Los grandes poderes que mueven al mundo

Un tópico común entre las teorías conspirativas son las organizaciones en las sombras. La sensación de que el hombre no está en capacidad de controlar su propio destino, así como la percepción de que existen individuos con mayor influencia que otros respecto a lo que ocurre en el mundo, ha sido el abono apropiado para que estas teorías aflorasen.

El papel desempeñado por los masones en el siglo XVIII, o el miedo (estimulado desde la propaganda) respecto a “la amenaza roja” en plena guerra fría, también han sido determinantes en la consolidación en la consciencia colectiva de la idea de “sociedades secretas” dedicadas a gobernar el mundo, e incluso de replicantes, capaces de simular ser “una persona normal y corriente”.

Es de aquí que se derivan teorías como la invasión reptiliana. Según la misma, los más altos cargos de poder en los gobiernos del mundo no estarían ocupados por personas “normales” sino por infiltrados de otra especie (reptilianos) que trabajan de forma conjunta para mantener su dominación mundial. La teoría de los Illuminati es prácticamente la misma, solo que sin el elemento inter-especie.

Teorías conspirativas mas difundidas

¿Muertes simuladas?

Por otra parte, son muchas las teorías que plantean la simulación de muertes de famosos. Puede que estas ideas se correspondan a una negación de la realidad. Es normal querer creer que los ídolos no desaparecen, y quizá por ello, es un tópico recurrente dentro de las teorías conspirativas. El caso más representativo corresponde a Elvis Presley, pero la misma historia se repite respecto al “otro rey”, Michal Jackson.

Respecto a Presley son varias las teorías que plantean que simuló su muerte, supuestamente con el objetivo de llevar una vida tranquila. Lo mismo sucedió con Jackson, respecto a quién se dijo que simuló su muerte para evadir impuestos y demás responsabilidades de forma definitiva.

Por último, en cuanto a Paul McCartney, las cosas resultan un poco más complejas. En torno al Beatle intérprete de Yesterday se ha dicho que fue suplantado por un doble tras una muerte accidental. Como pruebas a dicha teoría se han señalado algunos “mensaje ocultos” en la portada de “Sargent Peppers lonely hearts club band” y algunas canciones de la banda reproducidas en reversa.

Los verdaderos Hombres de Negro

Otras teorías están orientadas a la existencia de vida extraterrestre. Según tales mitos modernos, la civilización occidental no solo ha tenido contacto con vida extraterrestre sino que, tras diversos sucesos, se ha organizado para ocultar el secreto a “las masas”.

¿La razón? Pues salvaguardar el bienestar común, dado que la publicación de una noticia de este calibre tendría serias implicaciones para la vida en sociedad. La existencia de formas de vida alternas a la humana haría tambalear sistemas religiosos y la propia percepción de los hombres sobre sí mismos.

Nuevamente surge una pregunta clave: ¿Se tratará solo de delirios? O puede que estas narrativas fantásticas refieran, no a hechos maravillosos e irreales, sino a aspectos propios de nuestra existencia moderna?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: