¿Qué es el benchmarking y para qué sirve?

¿Qué es el benchmarking y para qué sirve?

El benchmarking se trata de una herramienta que es utilizada por las empresas para desarrollar comparaciones de las características y el desempeño que tienen sus productos y servicios frente a los ofrecidos por la competencia. Es un proceso de recopilación de información que tiene la capacidad de ayudar a que las empresas mejoren y optimicen cada uno de sus procesos.

Para realizar benchmarking de manera correcta, la empresa en cuestión tendrá que compararse con aquellas que son su competencia directa y que destacan en el mercado objetivo, sea con productos de gran aceptación, por ser líderes del mercado o por gozar de aceptación social. Esta práctica puede clasificarse desde diferentes puntos de vista.

Por ejemplo, la herramienta de benchmarking se aplica perfectamente a las áreas de finanzas, mercadeo, ventas, distribución y administración. Así, cualquier empresa puede conseguir la forma de diferenciarse modificando el funcionamiento de su modelo de negocios para enfrentarse de mejor manera a la competencia.

¿Cuáles son los tipos de benchmarking?

Cada tipo de benchmarking representa las diferentes maneras en que se puede utilizar esta herramienta para conseguir que la empresa se diferencie de la competencia. Se trata de una técnica que va mucho más allá de una metodología de comparación; implica un proceso de reestructuración y mejora de toda la organización que facilita la consecución de diversos objetivos.

Herramienta de benchmarking

Benchmarking interno

Se basa en la comparación de los procesos internos de la empres, en busca de conseguir un mejor desempeño de la misma. Así, la empresa puede saber cuáles son las áreas que demandan impulso, cuales funcionan perfectamente y cuales tienen fallas que deben corregirse para alcanzar la excelencia.

Benchmarking competitivo

Este mide el desempeño de las organizaciones y de la competencia, con el objetivo de detectar aquellos elementos que internos que pueden mejorarse en busca de superar a la competencia en un determinado espacio de tiempo. Se utilizan indicadores como el tamaño del mercado, actividades clave del negocio, oportunidades, ventas anuales y otros más.

Benchmarking funcional

Este se dirige a comparar empresas que no suponen competencia directa, pero que están aplicando estrategias que perfectamente podrían adaptarse de un sector a otro. Es una excelente forma de detectar oportunidades e incorporar a la empresa soluciones tecnológicas y otros recursos que pueden incrementar la competitividad y mejorar los resultados económicos.

¿Para qué sirve el benchmarking?

Su objetivo es impulsar la excelencia de las empresas y organizaciones. Todas las compañías tienen ciertos elementos y procesos en común, de tal forma que es posible aprender sobre estas prácticas e implementarlas en nuestro propio modelo de empresa con el objetivo de alcanzar un nuevo nivel de excelencia que nos posicione a la par o sobre la competencia.

En resumen, el benchmarking sirve para comparar una amplia variedad de indicadores estandarizados, lo cual permite medir el nivel de eficiencia de la empresa en comparación a otras de su sector y con esa información, aplicar las correcciones que a largo plazo deriven en mayores cuotas de excelencia de todo el equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: