Picanterías arequipeñas, tradición y sabor en un solo lugar

Picanterías arequipeñas, tradición y sabor en un solo lugar

La gastronomía peruana es conocida y galardonada alrededor del globo terráqueo. Los comensales que la prueban, suelen darles la mejor de las calificaciones y referencias por su sabor y, sobretodo, variedad: cada rincón del país tiene su propia sazón, en algunos casos adoptadas gracias a sus raíces preincas, lo que, además de exquisita, las convierte en platillos históricos, milenarios. Y una de las regiones que más felicitaciones tiene por su delicioso y diverso menú, es sin lugar a duda la arequipeña.

En el departamento de Arequipa, existen restaurantes que promueven el consumo de los platos oriundos de la localidad. Estos son conocidos como picanterías, la gran mayoría de ellas con un legado de varias generaciones entre sus fundadores, cocineros y dueños: es así como mantienen sus sabores tan únicos como exquisitos, por las recetas secretas que guardan celosamente entre generación y generación, además de la forma de preparación y presentación.

Las picanterías arequipeñas las puedes encontrar en distintos puntos de la ciudad. Ya hace buen tiempo, son consideradas también como una parada necesaria, al mismo estilo de un atractivo turístico, para todos los aventureros y viajeros que pasen por Arequipa. La gente de la localidad se desvive por sus potajes y quieren que todas las personas que aún no prueban esta sazón no se queden con las ganas. Por esta razón, en más de una oportunidad deslizarán la oportunidad de poder sentarte en una picantería para que puedas probar la gastronomía de Arequipa.

Variado y delicioso menú

Pero, ¿qué es lo que ofrecen las picanterías? Además de una diversidad bastante grande de platillos (según la Sociedad Peruana de Arequipa, son casi 200 platillos oriundos de Arequipa), un horario escalonado, con ofertas variadas según el horario y día que asistas. Por ejemplo, de lunes a viernes, desde el mediodía hasta las 3 de la tarde (algunas picanterías extienden su horario), te ofrecen su famoso menú: una contundente sopa de entrada, que cambia todos los días, además de un platillo de fondo bastante generoso.

Para quienes no están acostumbrados a comer tanto, suelen dejar el plato “principal” para la cena: a diferencia del resto de zonas del Perú, en el sur, la entrada es la que se lleva todos los reflectores. Por eso, es que las contundentes sopas arequipeñas, llenas de carne res, suelen empachar a más de uno. Lunes de Chaque, martes de Chairo, miércoles de Chochoca, jueves de Sopa de chuño, viernes de Chupe de camarones, sábado de Puchero y domingo (cuando también puedes pedir de desayuno a su famoso Adobo arequipeño) de Caldo blanco, son algunos de estos sustanciosos concentrados que puedes probar cada día.

Rocoto relleno, costillar frito, Pastel de papa, Zarza de patas, Ocopa, Solterito de queso, Cuy chactado, el famoso americano (donde te sirven una pequeña de porción de distintos platillos) y un sinfín de preparaciones que están listas a ser descubiertas. ¿Una recomendación? ¡Ve con mucho espacio en tu estómago y con muchas ganas de probar nuevos sabores!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: