Virus Zombi ¿es posible?

Virus Zombi ¿es posible?

La imagen mítica de los muertos regresando a la vida ha fascinado a la humanidad por generaciones. Bien sea que se trate de un anhelo de inmortalidad o del terror latente ante la deshumanización de las fuerzas del hombre y su uso “contra los vivos” el mito del zombi ha logrado afianzarse fuertemente en la cultura popular.

Sagas famosas como The Walking Dead o Resident Evil son producto y evidencia del atractivo que este tipo de historias tienen para el hombre moderno. Además, en ambas franquicias se presenta un hecho crucial: la ‘zombificación’ es causada por un virus y, por lo general, dicho virus es una creación humana. De allí el terror latente ante los “poderes de la humanidad” y la inevitable pregunta: ¿Es esto realmente posible?

Partiendo de esta pregunta se tratará de dar una respuesta siempre inconclusa por la naturaleza misteriosa y fantasiosa del tema. No obstante, para ello será necesario entender en qué consiste realmente un virus y, más importante aún, indagar un poco en el origen del mito del zombi, así como los verdaderos síntomas de aquellos que se han considerado ‘zombificados’.

Virus y priones: ¿Es posible que exista un virus zombi?

Los virus son microorganismos cubiertos por un envoltorio proteico y compuestos de material genético que tienen la capacidad de generar enfermedades en los organismos. Mientras que por una parte los virus varían en forma, núcleo, cualidades y según al tipo de organismo al que afectan, por otra parte los síntomas que generan varían de un virus a otro.

Desde la década de los 60 se detectaron casos de “ciervos zombi”. Sin embargo, tal denominación de la enfermedad resultó ser incorrecta como también resultó incorrecto hablar de un “virus zombi” en tanto que el patógeno que ocasiona la enfermedad de desgaste crónico (CWD por sus siglas en inglés) no consiste en virus sino en un prión.

Los priones a diferencia de los virus no contienen material genético y se alojan particularmente en el cerebro de los organismos infectados. En el caso de los ciervos “zombi”, tal como señala el youtuber y divulgador científico Aldo Bartra en su canal El Robot de Platón, tras ser infectados por el prion, su cerebro inicia un proceso degenerativo que luego deriva en pérdida de peso, coordinación y, solo en algunos casos, comportamiento agresivo.

Todo esto ha llevado a aceptar la posibilidad de una enfermedad zombi que afecte a los humanos razón por la cual diversos estudios científicos se han dedicado a investigar sobre los modos o mecanismos en que dicha enfermedad podría afectar a otras especies. Sin embargo, de momento puede afirmarse que no se trata de un virus y que tampoco es altamente contagioso puesto que las formas en que el prion puede propagarse es a través del consumo regular de carne de animales infectados.

Virus Zombie ¿es posible?

Wade Davis y el mito del zombi

Tal como relata el periodista venezolano Gonzalo Jiménez en su libro !Insólito¡, a inicios de la década de los 80 el antropólogo y botánico Wade Davis se propuso desentrañar el misterio en torno al mito del zombi en Puerto Príncipe, Haití. Dicha investigación se materializó en un texto titulado La serpiente y el arcoiris, sobre el cual se realizó una película homónima dirigida por el cineasta Wes Craven.

Tanto en el relato etnográfico como en la película se revela el misterio del mito. El estado de “zombi” consiste en un estado alterado que el vodoum genera en sus víctimas administrando una pócima (coup poudre) cuyo principio activo es la tetrodotoxina, uno de los venenos más potentes conocidos por el hombre, el cual se encuentra en algunos peces globo.

La tetrodotoxina puede ser tanto mortal como inofensiva según la cantidad suministrada. Sin embargo, tal como demostró Davis, mediante la administración exacta podía generar “los síntomas de la muerte”, pudiendo “reanimar” a la víctima gracias a una planta nativa con datura stramonium; droga que a su vez permitía despertarla en un estado de docilidad absoluta.

Este mito ha traspasado las fronteras haitianas y se ha difundido por todo el mundo. Por ello en la actualidad se asocian los síntomas de los ciervos con CWD con una posible enfermedad zombi que afecte a todo el género humano. Sin embargo, las posibilidades de que esta enfermedad se propague son escasas, sin mencionar que la misma no afectaría la conciencia como en la “versión haitiana”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: