El uso de la primera persona en narrativa, ¿cómo hacerlo de manera adecuada?

El uso de la primera persona en narrativa, ¿cómo hacerlo de manera adecuada?

Generalmente, el uso de la primera persona es muy frecuente en la escritura de las novelas, donde se le da un mayor protagonismo al narrador. Si bien, para llevar a cabo la técnica de manera adecuada, es primordial tener en cuenta una serie de pautas muy importantes.

En el momento que una persona decide escribir una novela, una de las primeras cuestiones que se plantea es el modo en cómo escribirla, ya que, en la mayoría de estos casos, el narrador debe ser el principal protagonista. Si bien es cierto en muchas ocasiones, se apuesta por el uso de la tercera persona, la realidad es que los expertos recomiendan que, para las novelas y escritos similares, sea la primera persona la que prime durante todo el relato.

Una de las primeras cosas que hay que decir es que, al tratarse de la primera persona, al narrador le va a ser mucho más sencillo contar la historia, teniendo en cuenta que, de esta forma, no solo se dan más detalles sobre la trama, también se sumerge más fácilmente al lector en la novela y, además, permite hacer mucho más hincapié en la apariencia del propio narrador. 

Aunque parezca que escribir en primera persona es más sencillo, lo cierto es que, para poder hacerlo de manera adecuada, es importante conocer algunos trucos que nunca fallan dentro de este contexto literario.

Narrador en primera persona, ¿qué hay que saber?

Para poder utilizar adecuadamente esta categoría gramatical, es esencial saber en qué consiste ser un narrador en primera persona. En este sentido, la respuesta es fácil, todo lo que se cuente durante la novela debe ser a partir del punto de vista del “yo”.

Es decir, en estos casos el protagonista del escrito es el propio narrador, siendo el personaje principal al que le ocurren todas las cosas. Aunque este es el formato más utilizado, hay que decir que, en ocasiones, se puede utilizar el narrador en primera persona, pero es un personaje secundario, si bien, es el encargado de contar todo lo que le ocurre al principal, siempre desde su punto de vista.

Para entenderlo mejor, la primera persona es aquella que toma voz y explica todo lo que se siente o piensa. Sin duda, es un formato muy útil cuando se pretende que el lector se incluya en la trama, y pueda conocerla a fondo a través del punto de vista del narrador o, en este caso, personaje principal.

Tiempos verbales más utilizados

Como ya se ha mencionado, lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de escribir en primera persona es el “yo”, si bien, también hay que fijarse en los tiempos verbales que se van a utilizar. En este sentido, generalmente cuando se trata de esta categoría gramatical lo habitual es hacerlo de dos maneras, o bien utilizando el presente o, en su defecto, el pasado.

Si el escrito se decanta por el presente, entonces tanto la acción como la narración deben darse a la vez, haciendo así que el relato sea mucho más dinámico. En el caso de utilizar el pasado, la acción sucedió anteriormente a la narración, siendo este el formato más frecuente.

¿Qué otros factores hay que tener en cuenta?

Aunque el tiempo verbal es el factor predominante cuando se quiere escribir en primera persona, no es el único, existen otros aspectos que pueden determinar por completo el relato durante la narración.

De esta forma, es importante no dar demasiada información en un mismo momento, siendo primordial establecer una cronología lógica y que pueda seguirse sin problemas.

También habrá que utilizar un registro adecuado para los demás personajes que forman parte de la historia, con el objetivo de que se diferencien del narrador. Un buen truco es describir algunos de sus rasgos más llamativos.

Finalmente, habrá que tener en cuenta hasta qué punto el narrador cuenta la verdad, ya que no hay que olvidar que, al escribir en primera persona, la historia tiene un punto de subjetividad importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: